Cómo prevenir plagas y hongos en nuestros cultivos

Difunde y comparte:

Un cultivo sin plagas y hongos es un cultivo que nos proporcionará la oportunidad de que nuestras plantas demuestren todo su potencial y no se vean limitadas por agentes externos. Hay que comprender que prevenir no es actuar, sino poner elementos o medios para que plagas, hongos y enfermedades no hagan acto de presencia y, en el caso que la hiciesen, tengan un hábitat hostil con el que luchar antes de asentarse en el cultivo. Cuando uno o varios de estos indeseables inquilinos se han instalado en nuestro cultivo, ya no hablaremos de prevención, si no que tendremos que actuar. Productos  agresivos como los químicos los tenemos que dejar como última alternativa, y siempre cumpliendo estrictamente sus plazos de seguridad.

Como es lógico, las posibilidades de éxito serán mayores cuanto antes detectemos la amenaza. Dependiendo del tipo de enemigo, si se detecta en una fase avanzada será muy difícil controlarlo o erradicarlo, llegando a producir grandes pérdidas en la cosecha y, en el peor de los casos, la pérdida total de la misma. Por este motivo, la observación será nuestra mejor herramienta a la hora de afrontar este aspecto en un cultivo.

A continuación, cito como planteo un sistema de prevención en un cultivo, el cual baso en tres grandes sub-campos de actuación: higiene, parámetros y aplicación.

 

– Higiene

En un cultivo de interior, tener pautado y controlado algo tan obvio como la higiene es esencial, y es la primera regla de la prevención de todo buen cultivador. Un cultivo sucio y descuidado es un foco de plagas, hongos y enfermedades. Como norma, y después de cada cosecha, siempre hay que limpiar el armario con agua y lejía, incidiendo en los puntos más inaccesibles para así quitar restos de sustrato, hojas y cualquier otro elemento que durante el cultivo haya podido caer en estos huecos. El mismo proceso seguiremos con macetas, bandejas y cualquier otro utensilio que entre en nuestro terreno de trabajo.

Por último en este apartado, recordar que siempre que se vaya a utilizar cualquier herramienta metálica (tijera, navaja, escarpelo, etc…) para cortar alguna rama de las plantas, hay que des-infectarla con alcohol o calentarla. Las herramientas sucias y descuidadas son una vía frecuente de contagio. Ya veis que uno no puede descuidarse ni en las cosas más obvias.

La limpieza y orden, es fundamental.

prevencion003

– Parámetros: temperatura, humedad, luz y ventilación

Conocer las condiciones propias de nuestro cultivo nos dará una idea certera sobre la que basar las medidas preventivas. No es lo mismo cultivar en un ambiente seco que en un ambiente húmedo. Lo mismo pasa con tener una temperatura alta o baja. Saber reconocer las características de nuestro espacio de cultivo es vital y nos dará una visión real de nuestro medio de acción, ya que cada cultivo tiene unos parámetros propios que depende de diversos factores (orientación, situación, ubicación, etc…) y que lo hacen diferente a cualquier otro cultivo.

 

– Aplicación

Hasta hace dos años, utilizaba como preventivo el aceite de neem para plagas y el propóleo para hongos. Cada vez que tenía que pulverizar estos productos era un trajín de plantas para fuera plantas para adentro, cosa que le viene muy mal a cualquiera, y más a una persona enferma o con problemas de movilidad. Estuve estudiando diferentes métodos preventivos más prácticos, y llegué a la aplicación de “azufre micronizado” por medio de un quemador (sublimador) de azufre.

Armario-crecimiento001

Después de todo este tiempo sigo utilizándolo, ya que los resultados que estoy obteniendo me dejan completamente satisfecho y, además, es un método económico, limpio, rápido y de fácil aplicación.

This entry was posted in Cómo se hace and tagged . Bookmark the permalink.

23 comentarios en "Cómo prevenir plagas y hongos en nuestros cultivos"

¿Te ha gustado? Deja un comentario

Sponsors

Visita nuestros Sponsors

Cannabipedia
Positronics
Cyco