Plástico reflectante para cultivos de marihuana de interior

Plástico reflectante para cultivos de marihuana de interior

A la hora de elegir un plástico reflectante para nuestro cultivo de marihuana  indoor tendremos que tener en consideración tres factores que determinan la mayor o menor efectividad de este elemento: color, espesor (grosor) y superficie.

Plastico para el cultivo de marihuana

Color del plástico reflectante

Según sea para la cara interior o exterior del armario o habitación, deberá cumplir diferentes funciones.

Cara interior del plástico reflectante

Es la que refleja los lúmenes emitidos por la lámpara. El blanco mate y el mylar son los dos colores más empleados y los que mejor resultado dan. Se consiguen reflexiones lumínicas del 90% y el 95% .

Cara exterior del plástico reflectante

Los colores oscuros dan más opacidad y es el negro el color que se emplea. En los armarios la cara exterior es de “tela” negra, lo cual garantiza una gran opacidad. A día de hoy también están fabricando plástico reflectante con una cara reflectante y la otra de tela negra.

Espesor (grosor) del plástico reflectante

Se mide en “galgas o micras” (cien micras equivalen a cuatrocientas galgas)  y dependiendo del número, lo hará más estanco a la luz y más resistente. A la hora de elegir el reflectante, debemos saber dónde va a ser utilizado, siendo armario o habitación las opciones más generales:

Otras consideraciones a tener en cuenta

Armario de cultivo: Generalmente, vienen con un espesor adecuado que nos va a garantizar gran opacidad a la luz, es decir, no debe entrar luz procedente del exterior, evitando problemas como la contaminación lumínica hacia nuestras plantas de marihuana. Los armarios denominados “light” no valen para el cultivo de interior ya que tienen una tela muy fina y se destinan para secaderos, para mantener madres o plantas en crecimiento, nunca para floración.

– Habitación: Si es para colocarlo en una pared, elegiremos el que menos galgas tenga (es más económico) ya que la opacidad pasa a un segundo plano, primando la reflexión. En cambio, si es para colocar en un ventanal e impedir que entre la luz, comprobaremos que sea superior a quinientas galgas, ya que esto nos asegurará mayor estanqueidad a la luz. Cuando sea para dividir habitaciones o tapar lugares muy iluminados, es preferible usar plástico reflectante de ochocientas o más galgas.

Superficie: Podrá ser lisa o diamante (con relieve), pero nunca “arrugada”, ya que esto provoca una mala direccionalidad de la luz que hará que no aprovechemos eficientemente la reflexión, incluso podría llegar a producir quemaduras en las hojas de marihuana si la planta está cerca de un “punto caliente” provocado por una arruga en la superficie del plástico.

armario-de-cultivo-de-marihuana-plastico-reflectante

Con el tiempo, la superficie reflectante se ensucia y hay que limpiarla. Esta suciedad baja la eficiencia en la reflexión de la luz. A la hora de limpiar la suciedad es bueno saber que estos elementos químicos que cito son agresivos para los plásticos, lo envejecen y deterioran prematuramente: azufre, cloro, flúor, yodo y bromo, evita cualquier producto que contenga uno de estos elementos. Lo mejor es utilizar productos específicos para limpiar nuestros armarios, pero en caso de duda, utilizar un trapo con agua sola y mantener la superficie reflectante lo más limpia posible.

Existe otro tipo de plástico denominado “anti-detección” y que sirve para que las radiaciones infrarrojas producidas por las lámparas no salgan del cuarto de cultivo y así no pueda ser detectado. Pero este tema lo quiero tratar con más profundidad en otro momento.

Comentarios:
  • ovidiu
    Responder

    Muy grande apunte

    24/02/2015 a 21:49
  • jesus Bolado
    Responder

    Yo me quedo con el blanco para la cara interna

    26/02/2015 a 17:55

Deja tu comentario: