43 errores típicos del cultivo de marihuana y cómo evitarlos

Difunde y comparte:

Son muchos los errores que se suelen cometer en un cultivo de interior de cannabis, en la mayoría de ocasiones, a causa de no disponer de la información básica. Cuando sucede esto, muchas cosas de las que hacemos, pueden perjudicar a la planta en vez de beneficiarla. Este desconocimiento lleva a una merma significativa de la producción y, en algunos casos graves, hará que no podamos acabar satisfactoriamente el cultivo de marihuana. A continuación, cito algunos errores de los más comunes:

Errores antes de comenzar

1 – Pensar que el cultivo de interior es igual que el de exterior: Este es uno de los principales errores que abocan al cultivador al fracaso antes de haber comenzado. Encontrar la “armonía” entre los elementos que empleamos en el cultivo para conseguir unos parámetros óptimos es una premisa fundamental a cumplir si no queremos empezar con mal pie.  Somos nosotros los que debemos crear el hábitat idóneo para las plantas. Esto no ocurre en exterior, donde “Dios” nos pone lo necesario para que la planta se desarrollen. En cultivos de interior no existe el factor suerte.

errores-planta-marihuana-exterior-igual-interior

2 – Algunos nos darán consejos sabiendo menos que nosotros: Y a lo mejor sin haber cultivado nunca (esto ocurre). Filtra la información y guíate por las fuentes más fiables. Hay libros cannábicos de calidad que te resolverán las dudas. La mayoría de profesionales del sector (grow-shop) te podrán guiar, visita foros y blogs cannábicos de referencia y, sobre todo, lee prensa y periódicos especializados como Soft Secrets, periódico en el que me siento muy orgulloso de colaborar. En estos lugares, en vez de encontrar errores, leyendas o habladurías, encontrarás consejos muy valiosos.

3 – Decirle a nuestros amigos que vamos a iniciarnos en el auto-cultivo del cannabis: Llévalo con discreción y no se lo digas a nadie… “pero a nadie”. Errores como este son fáciles de evitar si no se habla demasiado.

4 – Adquirir cosas innecesarias y caras sin tener ni idea de para qué sirven: Y sin pensar si las necesitas. Cada uno tiene en su autocultivo unas condiciones únicas que nos dirán que es lo que realmente necesitamos.

5 – No elegir adecuadamente el cuarto de cultivo: En muchas ocasiones un error muy común es que elegimos cuartos que no son adecuados para el cultivo de marihuana por tener una mala situación geográfica o ambiental que exigirá un alto gasto extra de electricidad para poder mantener parámetros lógicos. Antes de gastarte el dinero, estudia tu entorno de cultivo.

6 – Empezaremos cultivando variedades no problemáticas: El tiempo nos dirá cuando podemos acometer cultivos más complicados o cultivar variedades de marihuana más delicadas que precisen atenciones especiales. No seas impaciente, evita variedades de cannabis complicadas en tus primeros cultivos. Las Skunk, generalmente, son fuertes, aguantan bien las situaciones de estrés y la floración es corta. Empezar con este tipo de variedades nos dará confianza para cultivos futuros en los que ya habremos aprendido de nuestros errores.

7 – No proporcionar bien el espacio de cultivo: Para sacar el máximo rendimiento con el mejor número de plantas (sean semillas o esquejes). El número “lógico” de plantas va en relación a diferentes circunstancias (potencia, espacio, litros contenedor, variedad, etc…) que deberemos extrapolar a nuestro cultivo. Errores como este lo podemos evitar con una buena planificación de los contenedores que vamos a utilizar.

8 – Sembrar semillas desconocidas: O sin saber sus características. Conocer los parentales de la variedad nos dará una idea aproximada de lo que podremos conseguir. Nunca plantes semillas o esquejes de dudosa procedencia ya que te pueden hacer perder mucho tiempo y dinero. Errores de este tipo se evitan estudiando y planificando un poco antes el cultivo.

9 – Comprar las semillas más caras y típicas: pensando que son las mejores y después comprar el sustrato de la tienda de rebajas. El sustrato es el cimiento donde se ancla la planta y si hierras en la elección, tiene muy mala solución.

10 – No pensar en la primera norma básica: No molestes a tu vecino y todo irá bien. Si vives en comunidad, evita olores y ruidos, podemos practicar el autocultivo respetando o los demás. Hoy en día se dispone de tecnología suficiente para paliar estos dos problemas generados por un cultivo de interior.

Conectores de extracción e intracción de un autocultivo de interior de cannabis

 

Errores cuando cultivamos

11 – No conservar las semillas apropiadamente: Les restará poder de germinación y, en algunos casos, no germinarán ya que las semillas hay que conservarlas en un sitio fresco, oscuro y de baja humedad. El cajón de las verduras de nuestra nevera es un sitio ideal, y si encima metemos las semillas en un recipiente hermético de plástico y medio lleno de arroz para que absorba la humedad, nos aseguraremos un entorno perfecto. No cometamos errores como dejarlas a la luz o en armarios húmedos durante meses. En este caso quizá nos llevemos una mala sorpresa cuando vayamos a hacer uso de ellas.

12 – Germinación incorrecta: Para germinar las semillas basta con aplicar humedad, calor y oscuridad. Durante la germinación hay que proteger a la semilla de la luz y aplicar una humedad muy alta (100%). Siempre recomiendo germinar las semillas en servilletas de papel de cocina y guardar el envase. Si presentan problemas de germinación, siempre podremos reclamar donde las hayamos comprado.

13 – No mantener parámetros adecuados: Cada fase de la planta requiere una temperatura y humedad adecuadas. 24 grados es una temperatura ideal para ambos ciclos (crecimiento-floración), pero comprender que la humedad en la fase de crecimiento tiene que ser medio-alta (60%-70%) y en la fase de floración medio-baja (40%/55%),  hará que nuestras plantas se desarrollen bien y evitaremos problemas.

14 – Enterrar las semillas más de la cuenta: en el sustrato aumentará la dificultad para su germinación. No cometáis estos errores tan fáciles de evitar. Basta con enterrarlas menos de 1 centímetro para que empiecen a brotar.

15 – Sobrefertilizar en los primeros riegos: Con un sustrato adecuado, las plantas tienen suficiente alimento para las dos o tres primeras semanas de vida. En crecimiento, la planta necesita muy pocos recursos. En floración, aplica un plan nutricional de confianza y usa la tabla de nutrición que pauta el fabricante.

16 – Cultivo de marihuana sucio: Es un error más habitual de lo que me gustaría. Esto es reclamo para plagas y hongos. La limpieza es esencial. Cada vez que coseches y vayas a iniciar un nuevo cultivo, es “obligado” limpiar el cuarto o armario. Para la limpieza se puede usar lejía o, mejor, algunos productos que hay para tal fin con triple acción  (fungicidas, bactericidas y alguicidas) y limpia herramientas, armarios, paredes, suelo, etc. El siguiente cultivo lo agradecerá.

17 – Colocar un plato debajo del contenedor: Otro de los errores de los cultivadores de estar por casa. Si cuando regamos tenemos colocado un plato para recoger el agua sobrante, esta agua hay que tirarla. No la dejes en el plato para que la planta la absorba ya que esa agua es tóxica porque esta salificada (EC muy alta).

18 – Riego inadecuado: El estrés hídrico, ya sea en exceso o en carencia, marcará en gran medida la producción final de nuestro cultivo. Los cultivadores nóveles generalmente pecan de regar en exceso (sustrato compacto), lo que provoca que las raíces tengan dificultades para colonizar el sustrato por falta de oxigeno.

19 – No controlar nunca PH y EC: Hay cultivadores que dicen que no miden PH y EC parámetros ya que parten de un agua corriente de alta calidad, pero cuando partimos de una mala calidad de agua potable, será imprescindible el control del agua de riego. Este es, sin duda alguna, uno de los errores más graves de un cultivador.

20 – No inspeccionar la planta: en busca de plagas o anomalías. La observación es el “mejor” preventivo que podemos usar. Cuanto antes se detecte la plaga o infección, mas fácil será erradicarla.

21 – Usar sustratos inadecuados: No escatimemos al usar una tierra de garantías. El sustrato es uno de los elementos más baratos del cultivo y es en lo que fallan muchos cultivadores. Para la etapa de crecimiento, el sustrato no debe superar una EC de 1200-1400 mS (microsiemens) y para la floración la idónea es la que tiene una EC de 2300-2600 mS. Recordar que cuando hablamos de la EC del sustrato no estamos hablando de lo mismo que cuando hacemos nuestra solución de riego.

22 – Podar sin saber cómo hacerlo ni el por qué de ello:  Si son técnicas no apropiadas o se desconocen, lo más prudente es no aplicarlas. Es muy fácil practicar las diferentes formas de poda, pero es conveniente saber el cuándo, dónde, cómo y por qué, ya que este es uno de los errores más comunes que pueden llevar al traste nuestra cosecha final. Aquí tenéis los pasos a seguir para podar de forma correcta las ramas bajas de la planta.

23 – No utilizar preventivos: Es una de las facetas más importantes del cultivo, siempre es “mejor prevenir que curar”. Por ejemplo, el azufre micronizado, micorrizas, etc… Es decir, materiales que prevengan plagas, hongos, etc.

24 – Estar encima de la planta: La sobre protección perjudica a las plantas de cannabis. Ser impaciente acarrea problemas y es otro de los errores humanos más comunes. Deja que los ciclos de la planta se desarrollen por completo, no tengas prisa. Estudia la variedad que has cultivado en seguimientos de otras personas y pregunta a otros cultivadores sobre la misma para saber de sus ciclos. Recuerda que cada variedad requiere un tiempo diferente.

25 – Echar productos raros y milagrosos: Otro de los errores frecuentes se encuentra en la nutrición de las plantas de marihuana. Hay que usar todos los abonos del mismo fabricante y aplicar su tabla nutricional como indica. No hay productos mágicos, si tablas de nutrición completas.

26 – Maltratar a las plantas: Las plantas cuando se cuidan bien, expresan toda su potencia. Si las tratamos como una planta decorativa, no esperemos sacar cosechas de primera división.

27 -No utilizar la luz y el espectro adecuado: Tanto en crecimiento como en floración, el cannabis requiere un espectro concreto, a la mínima duda con una lámpara o bombilla, consulta en tu Grow-shop de confianza. Este tipo de errores nos puede costar el echar a perder el cultivo.

Errores en la luminaria del cultivo de marihuana pueden echar al traste la cosecha

28 – Contaminación lumínica: Hay que comprobar que el habitáculo donde tenemos el cultivo sea estanco y no permita que la luz lo traspase cuando la planta está en el periodo de reposo(nocturno). Si esto ocurre la planta de marihuana se estresará y no florecerá y, si lo hace, veremos daños irrecuperables.

29 – Plantas altas: Dependiendo de la potencia lumínica que tengamos, hacer plantas altas en interior perjudicará la producción siendo uno de los errores evitables en la planificación. Las lámparas que normalmente utilizamos (250W-400W-600W) tienen un campo de penetración lumínico limitado, ni mucho menos es como en exterior donde el Sol penetra plantas de 4 o 5 metros (plantas gigantes).

30 – Regar a cualquier hora y con prisas: Regamos cuando podemos, pero lo ideal es regar cuando se enciende el foco. Es un error echar el agua de riego de una sola vez ya que desperdiciaremos más de la mitad de la solución al salirse casi toda el agua por los bordes del contenedor. Verter un tercio del agua de riego en cada contenedor, esperar unos minutos y añadir el agua restante. Por ejemplo, si vamos a usar un litro (1000 ml) por contenedor, primero agregaremos 333 ml y esperaremos unos minutos para después terminar de regar echando los 666 ml que faltan.

31 – Creer que los aparatos de medición son para toda la vida: Este es uno de los errores de cultivador que más cosechas destruye debido a bloqueos en un PH fuera del rango de absorción de las plantas de marihuana. Todos los aparatos de medición  (PH, EC, humedad, temperatura, etc..) requieren de un control y mantenimiento, pero el de PH es el que más cuidados y revisiones requiere. Si no lo mantenemos, las lecturas que nos dará serán “erróneas” y llevarán al caos a nuestro cultivo. Mantén húmeda la sonda y calíbrala por lo menos una vez al mes.

32 – Quitar las hojas grandes a la planta: Argumentando que es para que llegue la luz a los cogollos. Las hojas son el motor de la planta y una despensa de reserva de alimento, y las que hacen que una planta sea fuerte. No es lo mismo podar bien con las diferentes técnicas que existen, que desplumar a la planta de marihuana y cometer uno de los errores que te dejarán sin producción.

33 – En interior, la ventilación es esencial: Dotemos el cultivo de un aire fresco y limpio. Cuando tengas terminado tu cuarto o armario, pon en marcha todos los elementos necesarios (luz, extracción, intracción y ventilación) y permanece unos minutos en el habitáculo. Observa y comprueba los parámetros óptimos.

34 – No hacer un correcto lavado de raíces: hará que la hierba no sepa a hierba y que contenga muchas sustancias nocivas de los abonos y sustancias empleadas durante el cultivo. No cometas este tipo de errores si no quieres fumar fertilizantes, haz un buen lavado de raíces.

35 – Después de haber realizado el lavado de raíces, solo hay que regar con agua: Nada más, aunque nos digan que mejorará el sabor final echar tal o cual producto. La marihuana tiene que saber al sabor genuino propio de esa variedad, ni más dulce ni más amarga, tiene que saber cómo es ella.

 

Errores al cosechar, curar y manicurar

36 -No cosechar sin mirar el color de los tricomas: Es lo que determina el grado de maduración real. Los estigmas (pelos) de los cogollos de marihuana se pueden oxidar por diferentes motivos (roces, cambios climatológicos bruscos, etc.) y engañarnos a la hora de determinar su estado. Con una lupa de 30 o 50 aumentos es suficiente para apreciar el color de estos tricomas. Si son trasparentes la planta está verde, color blanco o lechoso el THC está en su punto más álgido, color ambarino el THC se está degradando y color oscuro es que esta oxidado (degradado).

Errores en la observación de los tricomas de la marihuana THC

37 – Cosechar con el sustrato húmedo: Estos errores nos puede traer problemas a la hora de secar los cogollos (hongos). En el secado hay que mantener unos niveles de humedad convenientes (45%-55%) y es aconsejable cosechar con el sustrato algo seco para facilitar estos niveles en el posterior secado y curado de la hierba.

38 – En la manicura no hay que manipular en exceso los cogollos:  Producirá una degradación de la resina y muchas glándulas correrán el riesgo de romperse. Este es otro de los errores típicos del cultivador inexperto.

39 – No dar importancia al secado: Para secar los cogollos hace falta un sitio “seco, ventilado y oscuro”, ciñámonos  a estos tres requisitos y no incumplamos ninguno de ellos. Por supuesto que un armario secadero es la mejor opción, pero si no se tiene sitio o no se puede comprar, una simple caja grande de cartón servirá para proteger nuestros cogollos. El secado es tan importante o más que el periodo de cultivo, ya que una marihuana cosechada de una forma excepcional con un mal secado o curado, la podemos convertir en una hierba vulgar y de baja calidad.

40 – Seguir pensando que si colgamos la planta boca abajo, va a hacer que la resina baje hasta los cogollos: Para secar los cogollos podemos ponernos de forma horizontal, ya que dará lo mismo, será mucho más cómodo y ocupará menos espacio.

41 – Cosechar sin tener en cuenta las distintas variedades plantadas: Hay que saber que el periodo óptimo del corte de una planta suele durar una semana. Si la cosechamos antes, los tricomas estarán inmaduros, y si lo hacemos después el THC se irá degradando y perdiendo potencia. Para evitar estos errores y todavía no sabes identificar las diferentes variedades, puedes clasificar tus contenedores con pegatinas o señales que identifiquen cada planta.

42 – Utilizar recipientes inadecuados para guardar los cogollos: Cuando guardemos los cogollos en cajas de madera hay que asegurarse de que estas no trasmitan olores o sabores indeseados. Esto puede modificar las cualidades organolépticas propias de la variedad. El cristal es inerte y por lo tanto no aportara “nada” a los cogollos.

43 – Consumir la hierba prematuramente: El último de los errores típicos, el cual también tiene que ver con la impaciencia. La marihuana requiere un tiempo de curación. A partir de los tres meses después del corte, y sí hemos realizado un correcto secado y curado, podremos empezar a apreciar sus verdaderos matices y sabores. Comprendo que muchas son las circunstancias de cada uno, y no siempre se puede esperar a que la marihuana este “en su punto”. Por este motivo es muy importante optimizar nuestro auto-cultivo de interior. Si lo hacemos, no hará falta consumir hierba verde o recurrir al mercado negro. Seremos autosuficientes.

PEYOTE-PURPLE003

This entry was posted in Cómo se hace and tagged . Bookmark the permalink.

23 comentarios en "43 errores típicos del cultivo de marihuana y cómo evitarlos"

¿Te ha gustado? Deja un comentario

Sponsors

Visita nuestros Sponsors

Cannabipedia
Positronics
Cyco