Artículo Soft secrets 2013-4 CULTIVOS DEL SIGLO XXI “Producción”

Difunde y comparte:

CULTIVO SIGLO XXI

CAPITULO  3

PRODUCCION: Normas básicas

 

Todos los esfuerzos y la inversión que hacemos durante un cultivo, evidentemente, van encaminados a producir la mayor calidad y cantidad posible de cogollos. Esto será posible solo cuando consigamos que en nuestro cultivo tengamos unos parámetros óptimos de: temperatura, humedad, luz, ventilación (O2, CO2) y, por supuesto, contemos con un plan nutricional adecuado. En el número 3-2012  de la revista se puede leer un artículo donde cito los valores de dichos parámetros óptimos. Es muy importante conocer estos datos, ya que, tanto las necesidades de la planta como sus parámetros óptimos son completamente diferentes ya sea para crecimiento o para floración.

Cuando hablamos de producción, hay que recordar que cualquier tipo de estrés, ya sea hídrico, ambiental, plagas, nutricional, etcétera, repercutirá “siempre” en la producción final. Por tan obvio motivo tenemos que evitar perjudicar a las plantas lo menos posible. De esta forma, sacaremos todo su potencial.

La calidad del agua de riego, por ejemplo, es un factor determinante. Lamentablemente, en muchas ocasiones, sobre todo en las islas y en el levante español, el agua de nuestras viviendas no sirve debido a la elevada cantidad de sales que contiene. Cuando esto ocurre, instalar una planta de ósmosis soluciona el problema, ya que así podremos mezclarla con agua potable, alta en sales, para obtener un agua de partida ideal (400 microsiemens), también llamada “agua base”.

TONI1300006

Dicho esto en cuanto al agua, y enfocando el artículo en la producción de un cultivo, es difícil determinar lo que cada cultivador piensa de su cosecha final o medir su grado de satisfacción, ya que lo que para unos puede ser una cosecha satisfactoria, para otros puede ser insuficiente debido a sus necesidades terapéuticas, por ejemplo. De forma obvia, podemos formar 2 grandes grupos de cultivadores:

TONI1300010

 

1- Cultivadores satisfechos con su producción: Este grupo lo componen dos tipos de cultivadores bien definidos:

– Los hay que tienen bien proporcionado los elementos de su cultivo y obtienen cosechas que sacian plenamente su consumo consiguiendo, además, una calidad que les satisface.

– En este grupo también incluimos aquellos cultivadores que consumen  poca marihuana y se conforman con lo que cosechan sin más.

2-Cultivadores insatisfechos con su producción: En este grupo se encuentran aquellos cultivadores que, a pesar de cultivar buenas genéticas y aplicar un buen plan nutricional, no se sienten plenamente satisfechos con sus cosechas. Generalmente, la causa de esta insatisfacción se encuentra en que les cuesta conseguir, o mantener, parámetros ideales en sus cultivos.

Para los encuadrados en el segundo grupo, es importante recordar que para que un cultivo funcione con normalidad, habrá que tener en cuenta que los elementos principales que lo componen guarden una proporción entre sí mismos y el espacio empleado. Si uno de estos elementos no está bien seleccionado, nos será difícil o imposible crear un hábitat idóneo para las plantas.

TONI1300011

Cuando nos encontramos con cultivos mal planificados o con elementos mal proporcionados tengo que decir que lo coherente sería asesorarnos antes de invertir nuestro dinero en cualquier cosa, dejándonos aconsejar por profesionales del sector y sin fiarnos de terceras personas o comentarios sin fundamento. Si no se tienen nociones del cultivo de interior y vamos a montar un cultivo, lo ideal es acudir a un Grow-shop, ya que nos podrán asesorar adecuadamente, en la mayoría de los casos, bajo criterios de coherencia y profesionalidad.

Si ya hemos comprado el material y nos damos cuenta de que estamos teniendo problemas para ofrecer a las plantas unos parámetros adecuados, será conveniente repasar los elementos principales que componen dicho cultivo y observar cual es el elemento o elementos que nos están impidiendo conseguir las condiciones óptimas para nuestras plantas.

Si estamos interesados en iniciarnos en esta aventura que es el auto cultivo de cannabis, no estaría de más repasar una serie de factores que cito a continuación y que nos ayudarán a seleccionar los elementos más comunes en un cultivo de interior:

Habitación: A la hora de elegir una habitación para cultivar en interior, lo que prima son las condiciones geográficas, climáticas y ambientales. Dependiendo de estas condiciones habrá que planificar el cultivo y dotarlo de los elementos apropiados y necesarios para crear el hábitat idóneo y así poder dar a la planta unas condiciones optimas que harán que esta nos de todo su potencial.

El mejor lugar para nuestro cultivo es aquel que tiene una temperatura y humedad constantes durante todo el año. Debe ser lo más discreto posible y, sobre todo, debemos comprobar que el ruido y el olor no moleste a los que nos rodean, sea quien sea. Evitaremos cuartos húmedos o con temperaturas muy altas o muy bajas ya que supondrá un coste elevado hacerlo viable y, aunque lo hagamos, supondrá un gran coste energético mantener el espacio en condiciones óptimas.

Evitaremos que entre en la habitación cualquier tipo de luz, ya que esto estresa a la planta cuando se encuentra a oscuras, haciendo que no florezca. Lo ideal es tapar las ventanas con un tablero de madera, corcho o tela y disimularlo apropiadamente para evitar las miradas de los curiosos. En el periodo nocturno, si hiciese falta entrar en la habitación o en el armario, recordar que las plantas no “ven” el espectro verde. En el mercado existen un sin fin de linternas tipo “Green eye”. También podemos colocar una bombilla o tubo fluorescente verde que evitará de la misma forma que la planta se estrese.

Sí se va a cultivar en armario será muy importante, antes de comprarlo, comprobar que tenga unas buenas cremalleras, ya que como el uso es diario y repetitivo sí no son de cierta calidad se estropearán a los pocos meses. La estructura también es un factor a tener en cuenta, evitando comprar aquellos armarios que no nos ofrezcan una buena funcionalidad. Aunque el elemento más importante a tener en cuenta de un armario es su tela, la cual nos tiene que garantizar una estanqueidad del 100% y una buena reflexión interior. “Un buen armario de cultivo puede durar toda la vida, uno malo horas”.

En el cultivo de interior hay que calcular el número óptimo de plantas por espacio y, dependiendo de la capacidad del contenedor que usemos, ese número será mayor o menor. También podrá variar el número de contenedores dependiendo de la técnica de cultivo. Este factor de proporcionalidad entre número de contenedores, litros contenedores, espacio y variedad, harán que nuestros cultivos sean más o menos productivos. En interior siempre es conveniente que los contenedores formen una figura cuadrada simétrica ya que generalmente todos los reflectores, al iluminar, forman una figura cuadrada. Debido a esta circunstancia, lo ideal es colocar 9, 16 o 25 contenedores, y así repartiremos más eficientemente los contenedores y lograremos un uniforme reparto lumínico. Según mis test de productividad los mejores resultados, según el espacio, se consiguen con los siguientes parámetros:

– En un metro cuadrado, el mayor rendimiento se saca con un foco de 400 vatios, 9 contenedores de 11 litros y una variedad que se cosecha en 9 o 10 semanas.

– En metro y medio cuadrado, el mayor rendimiento lo estoy obteniendo con 600 vatios, 16 contenedores de 11 litros (realmente pongo 10 litros) y una variedad que se cosecha en 9-10 semanas.

– También he cultivado con 25 contenedores de 5,5 litros y una variedad rápida que la corte con 7 semanas y media, obteniendo una óptima cosecha.

Es bueno recordar que para cada metro cuadrado de cultivo es conveniente utilizar entre 80 y 100 litros de sustrato, pero siempre hay excepciones, sobre todo cuando usamos técnicas de cultivo diferentes a lo normal, como puede ser cultivar en S.O.G o S.C.R.O.G. Aquí los litros totales pueden variar, ya que las necesidades son muy diferentes, sea uno u otro el sistema de cultivo elegido.

Potencia lumínica: Siempre se parte de una medida estándar y decimos que para 1 m2 lo idóneo es poner un foco con 400 vatios de HPS o HM (especifico estos 2 tipos de luminaria ya que con led o lámpara de inducción nos valdrá con la mitad de potencia, es decir, con 200 vatios tendremos una potencia adecuada para cubrir 1m2).

La lámpara de 250W está indicada para armarios inferiores a 1m2. Hay que tener en cuenta que cuanto más se reduzca el espacio, por ejemplo un armario de 60x60x140, habrá que optimizar la ventilación debido a que las temperaturas y humedades van a ser más exigentes que si el armario fuese más grande. En los armarios pequeños y si las condiciones no son muy exigentes, podremos trabajar con tan solo un extractor que sacará el aire viciado, siendo la intracción pasiva, es decir, al succionar el aire el extractor hará que entre aire “limpio” del exterior del armario por unas aberturas inferiores que tendrán que estar abiertas para permitir el paso de dicho aire.

La lámpara de 600W está indicada para armarios de 1,2×1,2×2. Si el espacio es cuadrado y con un reflector adecuado como es el Adjust a Wings, por ejemplo, nos cubrirá 1,5 m2 con total garantía. Si el espacio es rectangular, entonces se recomienda poner un Light Raíl para cubrir eficientemente todas las plantas.

La lámpara de 1000W no es recomendable en estos casos ya que desprende mucho calor y hay que alejarla demasiado de las puntas de las plantas. A no ser que se viva en zonas muy frías, generará mucho gasto y su rendimiento no será el adecuado.

En interior no se recomienda cultivar plantas muy altas, ya que de la potencia de la lámpara (250W, 400W, 600W y 1000W) dependerá el grado de penetración lumínica. Por poner un ejemplo, cultivando con una lámpara de 600W, los mejores resultados los he extraído con plantas que tenían entre 60 y 80 centímetros. Hacer plantas más grandes sería contraproducente, ya que las partes bajas de la planta no rendirían ni un gramo de marihuana al no llegarles suficientes lúmenes para generar cogollos.

El sodio sigue siendo el sistema de iluminación más elegido por los cultivadores de interior, ya que otros sistemas como el plasma, la inducción o el led, nos ofrecen ciertas ventajas como un menor gasto energético, pero la producción y dureza de los cogollos dejan todavía que desear.

TONI1300005

Actualmente, llevo más de un año experimentando con cultivos mixtos sodio + led,  obteniendo un rendimiento muy alto en lo que se refiere a espacio-gramo, ya que en un metro y medio cuadrado tengo 1200 vatios regulables, pero esto lo explicaré en el próximo capítulo ya que requiere  explicar otra serie de factores que hacen posible esta relación entre espacio y potencia lumínica.

Ventilación: Una entrada de aire fresco y una correcta circulación, son esenciales para que las plantas puedan desarrollarse sin impedimento. Recordad que el aire es el elemento más barato de conseguir y en la mayoría de ocasiones es el que más se olvida.

Siempre evito colocar ventiladores fijos, apostando por los giratorios, ya que estos circulan y mezclan mejor el aire fresco que aporta la intracción, además de evitar ciertas “quemaduras” producidas por el aire cuando incide constantemente en la planta. Conseguir que las plantas se balanceen suavemente, hará que crezcan con un tallo más fuerte y vigoroso, y con unas ramas que aguantarán mucho mejor los cogollos.” El mejor preventivo contra plagas y hongos es un cultivo bien ventilado, ya que producirá un clima hostil contra ellos, dificultando su asentamiento en el cultivo”.

– Intracción-extracción: Al hilo de la ventilación, elegir correctamente estos dos elementos, será esencial para obtener buenos resultados. Los aparatos de intracción y extracción se encargan de proveer aire fresco al cultivo y de evacuar el aire más “caliente y húmedo”, lo cual nos ayudara a conseguir una temperatura y humedad óptima.

TONI1300009

 

Esta entrada y salida de aire debe guardar la proporción, que siempre será “entra menos aire del que sale”. Efectivamente, tiene que salir más aire para lograr una baja presión que evite que salgan olores al exterior. Cuando cultivamos en armario, observaremos como este se debe quedar un poco hundido hacia dentro.

La teoría dice que hay que calcular los metros cúbicos del cultivo (m3) y multiplicar el volumen que nos da por sesenta. Así obtendremos los metros cúbicos del extractor que nos hace falta. La práctica, sin embargo, dice que dependiendo de las condiciones geográficas en las que se encuentra el cultivo, así serán las necesidades de evacuar calor y humedad. Yo, en concreto, vivo en la costa mediterránea, y las condiciones de temperatura y humedad son muy exigentes, por lo que mi cultivo se encuentra siempre con una extracción superior a la que le corresponde, para así afrontar con más garantías estas condiciones adversas.

Las plantas necesitan un aire de calidad de día y de noche, por lo que no es aconsejable programar detenciones de la extracción. Lo ideal es que funcione las 24 horas del día. Debido a que los extractores tienen que trabajar indefinidamente (yo a veces los he tenido conectado más de un año, he parado un día, y han seguido funcionando otra vez con normalidad), recomiendo extractores fiables y de garantía constatada. Evitemos comprar extractores de uso domestico o frágiles, ya que es la peor inversión que podemos hacer.

El ruido es otro factor importante a tener en cuenta cuando vayamos a comprar los extractores. Evitemos comprar aparatos ruidosos, primando que no superen cierto nivel. Los conductos de ventilación, siempre que podamos, serán de aislamiento acústico y térmico (Sonoconet) ya que nos ayudara a bajar los niveles de ruido.

TONI1300007

 

TONI1300008

Después de estas generalidades de máxima utilidad, podemos afirmar que existe un tercer grupo de cultivadores que están insatisfechos con su producción y, además, saben utilizar los elementos con los que cuentan, manteniendo los parámetros de forma correcta. Estos cultivadores van más allá del hecho de autocultivar. Desean perfeccionar y mejorar sus técnicas de cultivo en los mismos espacios en los que han cultivado siempre con un objetivo.

TONI1300015

 

3 – Cultivadores insatisfechos con su producción y que mantienen parámetros óptimos: Se quiere aumentar la producción, el consumo es elevado y el espacio limitado: Tenemos que buscar la manera de producir más, y como no podemos ampliar la zona de cultivo, la única vía es la de optimizar el cultivo al máximo.

TONI1300003

 

TONI1300001

Los que estamos en esta situación (yo me incluyo en este grupo), tenemos que saber que no existen “abonos mágicos”, técnicas secretas o pócimas que aumenten la producción, y que la única manera de hacer que las plantas nos den los mejores cogollos y en mayor cantidad es dándoles las condiciones perfectas para que puedan desarrollarse plena y satisfactoriamente. Esto se consigue dotando al cultivo de elementos y aplicando técnicas que se salen del estándar anteriormente citado. Pero de esto hablare en el siguiente número.

Toni13

This entry was posted in Artículos and tagged , . Bookmark the permalink.

6 comentarios en "Artículo Soft secrets 2013-4 CULTIVOS DEL SIGLO XXI “Producción”"

¿Te ha gustado? Deja un comentario

Sponsors

Visita nuestros Sponsors

Cannabipedia
Positronics
Cyco