Artículo Soft Secrets 2013-1 “Cultivos de marihuana del siglo XXI”

Difunde y comparte:

INTRODUCCIÓN A LOS CULTIVOS DE MARIHUANA DEL SIGLO XXI

capítulo I

Cultivar en interior no es una tarea laboriosa y complicada pero, como siempre digo, requiere de un poco de esfuerzo y atención. Creer que con poner una bombilla en un rincón, echar unas cuantas semillas de cannabis en las macetas y regar de vez en cuando, conseguiremos unos cultivos de marihuana en interior que pueda satisfacer nuestras necesidades de marihuana, es de ilusos.

Muchos iniciados en el mundo del autocultivo fracasan en sus primeros intentos, o a duras penas pueden acabar el cultivo de marihuana y cosechar unos pocos cogollos que en muchas ocasiones valen menos de lo que se ha invertido, ya que los elementos que componen dicho cultivo son insuficientes, no son apropiados o están desproporcionados y no nos aportan unas condiciones mínimas que nos garanticen el poder cultivar en interior. Entender que el cultivo de interior no es como el de exterior y que es conveniente tener unos conocimientos básicos, nos ayudará en gran medida a comprender ciertas pautas, y evitará muchos quebraderos de cabeza y de bolsillo.

cultivo de marihuana del siglo XXI

Nadie nace enseñado y si, de buenas a primeras, necesitas iniciarte en esta aventura que es el cultivo de cannabis, te tienes que dejar asesorar por los profesionales del sector; que sean ellos los que te aconsejen e indiquen lo idóneo en cada caso en particular. No se trata de gastar mucho dinero, se trata de dotar al cultivo de unos elementos adecuados, precisos y útiles para cada espacio concreto y para cada bolsillo en particular. Es obvio que dos armarios exactamente iguales, funcionarán de forma distinta si uno de ellos tiene diferente entorno que su compañero.

Al hilo de lo que comento, conozco personas que por diversos motivos no consiguen autoabastecer sus propias necesidades de marihuana. Lamentablemente, acaban por recurrir al mercado negro. Algunos de ellos, disponen de muy poco espacio para poder cultivar y hacen sus cultivos con poca potencia, lo cual limita sustancialmente su producción. Por ello, es inevitable que recurran al mercado negro aunque tengan un cultivo que funcione correctamente, pero delimitado por sus circunstancias. En cambio, otros, aún disponiendo de espacio suficiente para montar un cultivo que satisfaga sus necesidades, introducen elementos que no son apropiados o están descompensados y, lógicamente, no consiguen cubrir sus necesidades, recurriendo también a comprar una parte de la hierba que consumen.

Tenemos que tener claro que cada cultivo de marihuana de interior tiene unas condiciones propias que lo diferencian de otro (aunque sean dos armarios idénticos ubicados en diferentes lugares), y por esta principal circunstancia hay que dotar a cada espacio con unos u otros elementos, teniendo en cuenta una serie de factores (humedad, temperatura, ventilación, etc….) los cuales dictarán si hemos acertado en dicha elección.

“Armonizar” el espacio de cultivo y los elementos que lo componen, nos ayudará considerablemente a conseguir unos parámetros óptimos y un hábitat propicio que nos hará llegar hasta nuestro objetivo principal: “el auto-abastecimiento pleno”.

Un factor importante a tener en cuenta para sacar buenos cogollos, y de cierta calidad, es la observación. Simplemente tenemos que observar nuestras plantas de marihuana y comprobar cuál es nuestro grado de satisfacción, alto o bajo. Si es lo segundo, es porque aún nos falta regular o cambiar alguna pieza de nuestro puzzle. En ocasiones, son “pequeñas” anomalías las que producen que nuestro armario no funcione como debería y, por consiguiente, no rinda como esperábamos.

Una vez hemos conseguido que el engranaje básico funcione correctamente, entramos en el segundo estadio. El aumento de producción mediante la optimización. Y tiene que ser en este orden y no otro, primero conseguir la armonía que comentaba, y segundo aplicar técnicas, elementos y cualquier otro factor que pueda aumentar la producción “empleando el mismo espacio de cultivo” pero aumentando notablemente nuestra cosecha, como la calidad de la misma.

 

cultivo siglo XXI tricomas

 

 

 

ÚLTIMOS AVANCES EN LA OPTIMIZACION DE CULTIVOS DE MARIHUANA EN INTERIOR (GENERALIDADES)

En los últimos años ha habido un significativo avance en todo lo que se refiere al cultivo de la marihuana:

– Nuevas técnicas que antes ni se planteaban: Algunos tipos de luminarias como el led ofrecían pocas o ninguna garantía a la hora de producir cogollos compactos. Solo se utilizaban en la etapa de crecimiento ya que en floración el rendimiento era muy insuficiente, obteniendo cogollos de baja calidad. Hoy en día, la tecnología led está dando pasos de gigante y ofrece leds que nos permiten cultivar unos cogollos de calidad y con una dureza más que aceptable, sin que estos queden fofos o aireados.

En este campo, los avances son diarios y están dando lugar a un tipo de led muy eficiente en floración. He probado varios sistemas (Sistema led Orión y paneles modulares que son mucho mas eficientes) que combinados con HPS, nos pueden ofrecer rendimientos muy satisfactorios. Ya he realizado cultivos solamente con led, y no sé pueden comparar con los de sodio, pero ya están dando resultados verdaderamente asombrosos.

Elementos de cultivo que hacen producir más lúmenes y aprovechar estos mejor con la misma cantidad de electricidad: cómo los balastros electrónicos que dan un mayor rendimiento lumínico y un menor consumo eléctrico , armarios estancos y con una alta reflexión en sus paredes interiores, reflectores que nos llegan a ofrecer hasta el 97% de reflexión.

– Equipos de ventilación que mueven cualquier tipo de caudal de aire y lo reparten homogéneamente por toda la superficie del cultivo, garantizándonos una correcta aireación, climatizadores portátiles.

– Para cultivos un poco “ruidosos y olorosos” que pueden molestar a terceros (pudiéndonos acarrear algún problema), hay extractores ultra-silenciosos, conductos insonorizados, silenciadores especiales, filtros, ozonizadores, ionizadores, purificadores, etc., que logran hacer invisibles nuestro cultivo a ojos, orejas y narices ajenas.

Abonos, potenciadores, estimuladores y demás productos específicos para el cultivo del cannabis (plaguicidas, fungicidas, etc.) que nos ayudarán considerablemente a cultivar con unas altas garantías de éxito, siempre y cuando se usen correctamente y dentro de unos parámetros establecidos para cada tipo de cultivo.

– Controladores, termostatos, unidades de control inteligente (U.C.I), potenciómetros, riego automático, etc… que vigilan y controlan nuestros cultivos, haciendo las tareas de mantenimiento más sencillas. Ayudándonos, además, a conseguir unos parámetros perfectos y una mayor autonomía a la hora de cultivar nuestras plantas.

Mi última adquisición, por poner un ejemplo, ha sido esta U.C.I digital de la marca VDL y que tiene un funcionamiento muy sencillo a la hora de programarla y manejarla. Además de controlar la iluminación, viene provista de una regleta con seis tomas de corriente en las cuales podemos conectar otros aparatos periféricos (riego automático, deshumidificador, humidificador, calefacción, etc.). Ello nos facilitará enormemente el poder conseguir un hábitat perfecto para el cultivo del cannabis.

– Instrumentos de medida precisos y con poco margen de error, que nos ayudarán considerablemente a medir todos los parámetros del cultivo. Si de partida dispones de un agua de calidad, tienes mucho ganado en el plan nutricional.

– Aporte de CO2. Pienso que este debe ser el último elemento que incorporemos ya que tenemos que tener optimizado todos los demás elementos antes de aplicar el CO2. En este campo también han habido grandes avances y se puede aplicar sencillamente el CO2 boost o, más técnicamente, cuando aplicamos un controlador, un generador o botella de CO2 y una sonda que mida con certeza y precisión las partes por millón (p.p.m) de dicho elemento.

En próximas entregas, tendremos la oportunidad de hablar en profundidad de los innovadores productos que hoy hemos citado. Esta revolución técnica y tecnológica está haciendo que cultivar sea más productivo y llevadero. Si todos los parámetros son correctamente aplicados, veremos cómo aumentan nuestras cosechas de marihuana de forma considerable.

Sé que la situación económica actual no es la más propicia para comprar y gastar ese dinero, pero os aseguro que será la mejor inversión que haremos, viéndose gratamente compensado este gasto inicial en pocos cultivos, y recuperando con creces la inversión realizada.

 

 

Cuando comencé a construir mi cultivo de marihuana en interior tuve que conformarme con algo básico ya que mi situación económica no me permitía gastarme más, pero conseguí tenerlo bien proporcionado en cuanto a sus elementos. Y esto gracias a los buenos amigos cultivadores que me asesoraron. Víctor, el dueño del único Grow que había en mi pueblo (BIG SEED), fue el que más me guió en mis primeros pasos, y eso siempre se lo agradeceré. Tanto a él, como a la gente que acudía al grow y te daba algún buen consejo. Luego, fueron los foros cannabicos, libros específicos que hablaban del cannabis y todo lo que rodea este mundo, periódicos, revistas, internet. Era un devorador de información cannabica, todo lo relacionado con el cannabis me atraía enormemente. Bastaba que viese algo con una hoja de marihuana en su portada para que mis ojos se clavaran en ello y sintiera el impulso de averiguar de qué se trataba. Todo esto, más la curiosidad de probar las cosas por mí mismo para comprobar sus resultados, me ha hecho ver cosas que solamente se aprenden con la experiencia ya que, si no, es muy difícil tener una visión objetiva y propia.

Al tiempo, el armario sé me quedó pequeño, ya que mi consumo fue en aumento, y no así las cosechas que sacaba que, aún siendo aceptables, no lo cubrían por completo, teniendo que plantar en exterior para crear reservas y ser auto-suficiente, ya que, por circunstancias de la vida, mi consumo es alto.

Debido a ello, decidí comprar un armario de 1,2×1,2×2 que iría dotando de elementos que me garantizaran un alto rendimiento. Algunos elementos que instalé originariamente los he ido cambiando y ajustando a mis condiciones propias. Con esto no quiero decir que eran malos, si no que al realizar cultivos con otros elementos diferentes y comparando los resultados, el último solía ofrecer un mayor rendimiento. Hoy en día, aun no estoy satisfecho de lo que consigo porque sé que hay factores que se pueden optimizar más. Constantemente estoy renovando y combinando dos tipos diferentes de luminaria, el sodio y el led, ya que estoy seguro de que se pueden obtener cultivos de marihuana con unas producciones que satisfagan las necesidades de cualquier consumidor de esta forma.

En el ultimo cultivo de cannabis que he finalizado, mi armario de 1,2×1,2×2 estaba dotado de 600 vatios regulable de sodio y casi 800 de led también regulables. Debido a no disponer de aire acondicionado, la máxima potencia que he podido poner dentro de unos parámetros lógicos, ha sido de 400 vatios de sodio y unos 600 de led, y creo que los resultados han sido bastantes buenos, pese a que no he aplicado la optimización con CO2. No voy a hablar de cantidades ni de gramo vatio, ni de nada por el estilo, ya que mi objetivo es conseguir el mayor numero de gramos secos en un armario de 1,44 m2 (1,2×1.2×2).

En mis últimos cultivos, estoy realizando pruebas sobre el “punto de saturación lumínica” y cuando tenga más datos, será un placer poder ofreceros todos los resultados que estoy obteniendo con los cultivos mixtos de “sodio+led” que estoy realizando, pero me hará falta realizar más cultivos con diferentes parámetros y potencias para poder disponer de más resultados empíricos para tener un juicio mas objetivo en el momento de presentar los datos.

En el cultivo de marihuana que acabo de comenzar, sigo testando el punto de saturación lumínica, y en esta ocasión optimizaré el cultivo con CO2 ya que es un elemento primordial y que no debe faltar para averiguar cuál sería la potencia más eficiente de un espacio en concreto, ya que las plantas con bajos índices de CO2 bajan considerablemente su capacidad fotosintética y, por consiguiente, la de producir buenos cogollos. He comenzado con 600 vatios de sodio y 300 de led que, junto al CO2, seguro darán un muy buen rendimiento. Os voy informando.

 

 

“Practicando todos el autocultivo del cannabis, pondremos fin al mercado negro y a esta estúpida prohibición”

This entry was posted in Artículos and tagged . Bookmark the permalink.

¿Te ha gustado? Deja un comentario

Sponsors

Visita nuestros Sponsors

Cannabipedia
Positronics
Cyco